TESTIMONIOS

Susana Martínez

Administrativo

"Yo soy paciente de Silvia desde hace tiempo, tengo una importante lesión de espalda y gracias a ella he podido y puedo aguantar mejor los dolores. Además su espíritu, siempre animoso, me ayuda también en el estado de ánimo. Es una gran profesional y persona".

Luz Hernando

Profesora

"Un tesoro encontrar a Silvia, grandes consejos, imposible expresar con palabras lo que supuso contar con ella".


Hector Sicilia

Ingeniero

"La enseñanza y el maestro acuden cuando el alumno está preparado. No creo mucho en las casualidades más sí, en las causalidades.

Así, llegué a la consulta de Silvia, con bastantes bloqueos físicos y emocionales a los que, con su paciencia y sabiduría, fue abriendo poco a poco. Habiendo pasado casi un año desde que me puse en sus manos, hoy me encuentro física y mentalmente más fuerte, más positivo y con ganas de seguir progresando. Mi forma de entenderlo es como de una aventura se tratara, Todo tiene que ver con Todo: mente, espíritu, conciencia y cuerpo en sus interminables interacciones.Desde aquí un enorme Gracias!!"

Ana Salas

Hostelería

"Ante todo, aparte de ser una gran profesional Es una bellísima persona, yo llegué a su consulta con muchísima ansiedad y un sin fin de miedos, a día de hoy, me siento una persona independiente, con muchísima más seguridad y ante todo y sobretodo a quererme mucho más qué antes, en ella y con ella he aprendido a quererme, me da mucha calma y serenidad. No tengo palabras de agradecimiento. Gracias Silvia"

Patricia  Romero

Editora

"Llegué a la consulta de Silvia en un periodo de transición que me debilitaba; mi cuerpo estaba sometido a emociones exaltadas y al miedo. Y la fatiga me consumía. Sin enfermedad, me sentía enferma. Sin peligro, me sentía amenazada constantemente. Tuvo que ser un reto tratarme cuando era el dolor de espíritu el que dominaba mis órganos y músculos. Tuvo que ser difícil tratarme cuando, dadas las circunstancias mis sesiones no siempre fueron regulares. Pero lo hizo. Enseñó a mi cuerpo a reconocerse el mérito de ser y de estar sano. A cuidarse. Le enseñó a que mi mente atribulada no siempre tenía que dominar sobre el resto de mi ser. Fue liberando paso a paso puntos esenciales, haciendo de mi dolor una pelota cada vez más localizada, cada vez más pequeña y entonces.....fui Yo, un yo mucho más completo y reconstruido el que expulsó el dolor fuera (puede que por la diminuta perforación de una de sus agujas :) )Me liberó. Crecí. Aprendí. Ahora estoy de vacaciones hasta de mi misma pero cuando regrese y empiece el curso, incluso Silvia se sorprenderá del cambio que ha operado en mi su terapia. Mi energía grita Gracias Silvia."